Programa Innicia

Sin lugar a dudas, el emprendimiento y la evolución han ido de la mano, hasta tal punto que podríamos decir que uno y otra son las dos caras de una misma moneda. La evolución de las sociedades ha sido posible gracias a aquellos hombres y mujeres visionarios que, por encima del orden establecido, supieron ver más allá, asumieron la dificultad y el riesgo como un reto y comprendieron que el cambio era la única forma de dar un nuevo paso.

Las sociedades actuales han ido asumiendo que el medio para auto-proveerse de bienestar es a través del estímulo de la iniciativa, del fomento de nuevas inquietudes y del contagio del famoso espíritu de superación. Si bien es verdad que esto es lo que nos define como especie, también es cierto que el desafío está en lograr alcanzar un bienestar ecológico y verdaderamente común.

Por todo ello, la educación con mayúsculas no puede obviar el emprendimiento como un fin en la formación de la ciudadanía.

Dentro del Plan de Fomento de Cultura Emprendedora se establece la creación de un itinerario de proyectos educativos para fomentar la educación emprendedora a través de la generación de miniempresas y otras propuestas didácticas de generación de valor, impulsando la colaboración de los equipos docentes, la dinamización de la comunidad educativa y la conexión con el entorno, todo ello potenciando las competencias profesionales y personales del alumnado.

Se pretende fomentar activamente la creación de mini-empresas educativas y otras propuestas didácticas de generación de valor en los centros escolares con la posibilidad de desarrollar al final de curso encuentros denominados Ferias de Emprendimiento.

La mini-empresa TALME en el IES Peña del Águila, empezó para dar una respuesta educativa más ajustada a nuestro alumnado escolarizado en un aula específica dentro de un instituto de enseñanza secundaria. Estos alumnos necesitaban aprendizajes funcionales y situados en contextos naturales que les permitieran desarrollar habilidades sociales y comunicativas, aspectos cognitivos de planificación, organización… así como lograr aprendizajes curriculares básicos (lectura, cálculo, razonamiento matemático, etc)

El proyecto miniempresas educativas iba más allá del cuadernillo de trabajo y ofrecía a los alumnos oportunidades de aprendizaje funcional, así como la posibilidad de abrir nuevas formas de relación con el resto de alumnado del centro.

Hemos trabajado con él durante cuatro cursos, ampliando los objetivos a otros que desarrollan la empatía y el voluntariado en los alumnos.

En el presente curso, Talme se ha convertido en una empresa solidaria y social que realiza actividades, talleres y ventas encaminados al desarrollo de los valores anteriores.

Si quieres consultar más información sobre la mini-empresa TALME, puedes acceder directamente a su blo a través del siguiente enlace: